sábado, 13 de septiembre de 2014

.

Si llegados a cierto punto es mejor no pensar...Se me ha quedao' pequeña la palabra anestersiarse. Yo, cuento los días por lastres y todo lo que me callo es mejor no contarse. Ya he pasado de cortarme y sangrar, a que me peguen tiros y pedirles más ahí fuera. Seguimos en la carrera por obligación o por el simple hecho de pasar las horas. En este lado de la trinchera nada mejora; cavaré mi propia tumba antes de que me jodan. He perdido el tiempo y he dejado mella a quien no debía...y se me acumulan los días.

Me levanto igual que me acuesto y nada cambia. Estoy sin dormir por sentir que yo misma le doy forma de bala a lo que pienso y me autodisparo; me acostumbré y a veces... es lo que más me recuerda que sigo viva y no inerte. Ya no tengo regazo donde cobijarme en los días de mierda; que no son pocos... Ven y líame otro. Pienso en cómo pedir que alguien se quede a mi lao' , si ni yo misma lo hago. Atada de pies y manos viéndolas venir, dejándote pasar, quedándome aquí sin hacer nada. Ya no hay ánimos, ni ganas, sólo inercia y un poco de esperanza para que la nada vuelva a ser algo y yo la tía que era. Para reaprender a vivir tendré que deshacerme de sus cargas.